Tecnologia de andar por casa

Frigorificos inteligentes

No hace tantas décadas poder ver en nuestro país un frigorífico era algo bien difícil, debido a la innovación que supuso este electrodoméstico, una ratificación más de cómo las puertas del futuro parecían abrirse. Desde las rudimentarias neveras de los años sesenta y setenta, que fueron pioneras en el camino de desarrollo experimentado, mucho han ido evolucionando estos elementos domésticos que ahora consideramos imprescindibles para poder llevar una vida fácil y una alimentación más cómoda.

Pero los nuevos tiempos han cogido velocidad de crucero en los que a la implementación de nuevas tecnologías y de innovaciones se refiere. Una buena prueba de ello son los frigoríficos inteligentes, que incluso disponen de sistemas interiores de de grabación y supervisión que les permiten comprobar las fechas de caducidad de los alimentos o revisar si falta algún alimento que se ingiera de forma habitual.

Son días en los que los electrodomésticos van recibiendo la catalogación de inteligentes, y el frigorífico, pese a su naturaleza tosca y compleja, tampoco va a ser una excepción. Se acerca el fin de las típicas neveras, caracterizadas por su torpeza a la hora de ahorrar energía y con las pocas virtudes de apagar la luz al cerrarse o de permitir variar el grado de frío mediante una rueda. Por su parte, la compañía surcoreana Samsung ya está lanzando modelos como el T9000, que cuenta con pantallas táctiles y con sistema wi-fi. Mediante el sistema operativo Android es posible mirar redes sociales en el frigorífico, mandar mensajes al celular avisando de que la puerta está abierta, programa la fecha de caducidad de los alimentos para establecer un control previo y técnico, etc. Otras compañías como Siemens ya incluyen cámaras fotográficas en el interior de la nevera, lo que permite estar informado siempre de los alimentos que hay y de los que faltan. Los avances en este campo son innumerables; lo próximo será que el frigorífico pueda realizar la lista de la compra y adquiera los productos directamente a través del dispositivo y sin necesidad de que el usuario se preocupe.

Electrodomesticos para cambiar tu rutina

La existencia de los electrodomésticos se encuentra en un momento de cambio, ya que la irrupción de las nuevas tecnologías y de los procedimientos de búsqueda de la inteligencia en aparatos eléctricos ha dibujado un nuevo escenario. Este tipo de inmobiliario doméstico, que fue naciendo para hacer la vida de los ciudadanos más fácil, se enfrenta ahora a una segunda evolución, a un nuevo salto para seguir haciendo las rutinas más cómodas.

Un ejemplo del nuevo escenario lo conforman las aspiradoras. Lejos quedarán pronto los mecanismos convencionales con bolsas y filtros que deben cambiarse para expulsar la basura, algo que genera un gasto adicional. Es el turno de aspiradoras modernas como el Dyson DC52, que dispone de tecnología Cinetic, carece de bolsa y permite que no haya que preocuparse por el mantenimiento de los filtros; este aspirador va girando y persiguiendo por la casa a quien lo activa, por lo que no es necesario esmerarse en más ajustes ni programaciones. Los alérgicos podrán librarse de sustancias perjudiciales y el pelo que desprenden las mascotas será neutralizado al cien por cien. Este uno de los utensilios que no podrán faltar en un hogar inteligente que pretenda contar con los electrodomésticos óptimos.

Por otro lado, los espejos situados en las habitaciones, los salones o el cuarto de baño también podrán nutrirse del virtuosismo tecnológico que acontece. Mientras el usuario se peine, se maquille o se cepille los dientes, el espejo podrá informar acerca de las últimas noticias o de cómo está el clima e incluso podrá programar películas en salas colindantes de casa o mostrar recetas de comidas. El Multi Display Black Mirror de Toshiba parece haber abierta una veta con mucho recorrido aún y con muchos avances por venir. Probablemente, no tardarán mucho en llegar al mercado espejos que incluso logren interpretar los gestos faciales de quien se mira, pudiendo llegar a interactuar de una forma natural.